Simplificando nuestra rutina de belleza

Una de las cosas que más ocupa espacio, tiempo y dinero en nuestra casa (y nuestra vida) son los productos que usamos en nuestra rutina de autocuidado y de belleza. Como les contaba en post anteriores, parte del proceso de inmersión en una vida más minimalista y simple, fue desapegarme de la necesidad de comprar una cantidad ridícula de productos de belleza, limpieza y cuidado. Hoy, después de haber sido una acaparadora de productos gran parte de mi vida adulta, en mi baño hay menos frascos que nunca en mi vida, lo que simplifica mis opciones y acorta mi rutina (ahorrando tiempo y $$). Al final, me he dado cuenta que mientras más productos usamos, más productos necesitamos, y aunque sé que es una opinión impopular- Hay una variedad de memes dedicados sólo a las adictas al maquillaje- no es nada glamoroso ni inteligente gastarse un cuarto del sueldo para tener productos vencidos pudriéndose en el botiquín. Al final, el simplificar una rutina de belleza se trata de hacernos consciente de lo esencial – lo que es un proceso personal- y prescindir del resto. Puede ser que algunas mujeres necesiten 20 productos, otras 3, lo importante es que es identificar que es lo crucial para mi y mi rutina.

En este proceso, algunas claves que a mi me sirvieron para ahorrar productos fue identificar mis necesidades básicas (limpieza, nutrición, etc) y usar productos que cumplan varias funciones. Tengo suerte de tener una piel relativamente buena (más acneica que arrugada, lo que después de los 30 años empieza a ser una bendición) y pelo bien resistente sin necesidades especiales (pocas tinturas y tratamientos han pasado por él), así que probar alternativas no es un problema tan grande. Obviamente si tienen alguna necesidad especial confíen en lo que les da resultado y traten de hacer los cortes en otras áreas.

06a

Dejé de comprar: Pétalos desmaquillantes + Crema humectante cara + crema humectante cuerpo + sérum nutritivos

Cambié por : Aceite de coco multiuso

Se ha hablado mucho de la maravilla del coco como producto estrella de la belleza en la cocina y en nuestra rutina. Personalmente, yo ocupo el aceite de coco como desmaquillante (ya ni siquiera uso algodón, sólo paso aceite por toda la cara), humectante de cara (lo mismo, pero en menores cantidades) y humectante de cuerpo. Algunas personas también lo usan como materia prima para sérums nutritivos.

06B.png

Dejé de comprar: Jabón de manos+ Shower Gel + Shampoo

Cambié por: Jabón Dr. Bronner´s Pure Castile Soap

En EEUU, existe este producto maravilloso que ustedes pueden encargar. Se trata de un jabón que cumple TODAS las funciones de limpieza, incluso labores en la casa y de prevención de plagas (¿?). En la página de Amazon, se le describe como la “navaja suiza de la limpieza”. Tengo que decirles que como shampoo a mi no me gustó tanto, me dejó el pelo un poco pesado, pero es una gran opción para reducir la cantidad de productos que compramos.

06C.png

Dejé de comprar: Productos de cejas+ Máscara de pestañas

Cambié por: Máscara de pestañas antigua.

Este tip es totalmente personal: Para aquellas que sienten que los productos para cejas son demasiado tinturados y te dejan con cejas de Rupaul´s drag race, recomiendo tener 2 máscaras de pestañas: La más nueva seguirá su función habitual, pero la más vieja servirá para marcar, definir y peinar cejas y levantar las pestañas aún más sin el riesgo se llenarlas de máscara.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s