Volver a escribir | Un Like por año

01
Ilustración: Coni Aravena

Hace un par de años -o quizás hace un poquito más- lo que más me gustaba hacer era investigar y escribir sobre moda. Me gustaba tanto que incluso tenía una columna en Viste la Calle y mantenía un blog activamente. ¿Que pasó en el intertanto? Me puse a trabajar. Mucho. Trabajé tanto, pero tanto, en publicidad y otras cosas (aunque ustedes no lo crean, la publicidad no paga demasiado bien) que el poco tiempo que tenía libre lo dediqué a extravagancias como visitar a mis papás o tratar de llevar una casa de la mejor manera posible. Podría haber terminado ahi. El tiempo pasó, las circunstancias cambiaron y me dí cuenta que dejar de escribir no es una opción real una vez que uno empieza. Que finalmente, tal como dice Julia Kristeva -en una frase que me encanta y que he modificado de forma muy irrespetuosa-  “quien no escribe, está muerto!” (frase original sin tergiversar acá).

Llevaba un tiempo pensando en volver a las pistas (que pistas son esas, BTW?)  cuando en mi timeline de Facebook (acuérdenme de cerrarlo de una vez) apareció un juego muy absurdo, pero totalmente adictivo que están compartiendo personas de mis contactos. La dinámica es más o menos así:

captura-de-pantalla-2016-10-10-a-las-12-12-48

Es por eso que he decidió hacer un pequeño recuento, al estilo LikeXAño, desde que quedé en mi blog, como una forma de continuar el hilo. Mucho ha cambiado:

Me dieron un año: 2010

Edad entonces: 26

Edad ahora: 32

Donde vivía entonces: Buenos Aires, Argentina.

Donde vivo ahora: Los Angeles, California.

Trabajo de entonces: Diseñadora gráfica, trabajando hace un par de años en mi primera  (de 4) agencia de publicidad.

Trabajo de ahora: Diseñadora gráfica, una que juró hace unas semanas no volver a trabajar en una agencia de publicidad.

Presidente de entonces: En Chile, llegaba Piñera al mando, en una ceremonia telúrica. En Argentina, CFK.

Presidente de ahora: En Chile, Bachelet. El próximo, es incierto pero hay algunas posibilidades de que volvamos al 2010.

Vestido del año de entonces: El vestido hecho de carne usado por Lady Gaga en los MTV Awards.

Vestido de hoy: El vestido de Claire Danes en el Met Gala. Tenía luces LED, gente!!!.

mtqymte0mzm3mdi3mjy5nzk5

Modelos superestrella de 2010: La camada de rusas parecidas eran grandes: Sasha Pivovarova, Natalia Vodianova, Natasha Poly. También estaban las rockeras: Agyness Deyn, Irina Lazareanu. ¿It Girl? Definitivamente Alexa Chung alcanzaba el pináculo de su influencia.

Modelos superestrella del 2016: Kendall Jenner, Gigi Hadid, Taylor Hill: Todas poderosísimas en las redes sociales. Básicamente, ya no es suficiente tener las piernas kilométricas, ser preciosa y carismática. Ahora también hay que generar contenido permanentemente en Instagram, Snapchat, ufff, que agote.

winona-ryder-stranger-things

Winona en el 2010: Tenía una ligera vuelta a la vida pública en la portada de la revista Blackbook.

Winona hoy: Volvió con todo como la mamá de Will en Stranger Things.

Estampados favoritos en ese entonces: Los pajaritos de Miu Miu, el animal print revivido y reapropiado irónicamente por Alexa Chung.

Estampados favoritos hoy: El Tye dye, las flores orientales, las rayas diagonales, los brochazos de pintura.

La prenda del año del 2010: Hubo muchas, pero en retrospectiva, la UGG cambio un paradigma, y también abrió la puerta a drogas más duras.

La prenda del año hoy: El overol. Desde Ghostbusters, hasta y tal como lo anotó The Guardian, el Overol, el enterito, se ha transformado en una nueva forma de pensar la ropa, desde la ambiguedad de los géneros, las clases sociales, etc.

gal-tiger-woods-01-jpg

Escándalo del año entonces: Todos los infieles compulsivos se declararon “adictos al sexo”: Tiger Woods, Charlie Sheen, el marido de Sandra Bullock que nadie se acuerda como se llamaba y me da lata googlear…

Escándalo de hoy: Toda la candidatura de Trump, pero sobre todo el “Pussygate”, video en el que Trump se vanagloria acerca de sus métodos de seducción (ser famoso). En un mundo donde los debates de consentimiento, abuso sexual y rape culture están a la orden del día (y que bueno que al fin estemos hablando de eso) un discurso de éste tipo choca por su violencia.

El mejor disco del año entonces: Según Pitchfork, My Beautiful Dark Twisted Fantasy de Kanye West. Lo comparto.

El disco del 2016: Creo que por esperado y hypeado, terminará siendo Blonde de Frank Ocean, aunque aún queda para que salgan los recuentos.

vetements-margiela-hypebeast-man-repeller

Marca cool del año entonces: Céline. Por mucho.

Marca cool hoy: Vetements. En un juicio que comparto con la Manrepeller, no entiendo como la marca más codiciada puede cobrar US$330 en una polera DHL cuando una verdadera vale US$14. La idea de lo cool es un activo, que duda cabe.

Creo que hemos hecho un buen resumen, de ahora en adelante miraremos hacia el futuro. Hagamos como que nunca nos tomamos este break, bueno?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s